SERGEY ZARUBIN, RESPONSABLE PARA ESPAÑA DE ONLYOFFICE

  • 10 de febrero de 2021
SERGEY ZARUBIN, RESPONSABLE PARA ESPAÑA DE ONLYOFFICE

Facilitando los primeros meses de la escuela más tecnológica de la historia.

 

Cuando se cumple ya un año desde los primeros casos de Covid-19 en España, las escuelas han comenzado 2021 más tecnológicas que nunca. Aunque las aulas, afortunadamente y gracias al gran esfuerzo de profesores y gestores, están más llenas que lo que esperábamos hace unos meses, son muchos los estudiantes que aún siguen recibiendo parte de sus clases online.

Dice el dicho que no hay mal que por bien no venga y eso precisamente está sucediendo en el mundo educativo en la actualidad. Tanto en España, como en muchos otros países, las consecuencias del COVID y sus normas de distanciamiento social, han llevado a sus sistemas educativos a modernizarse en tiempo record, adoptando las tecnologías pertinentes para poder hacer frente a las actuales necesidades de los centros educativos, que como decíamos, aun tendrán que impartir muchas de sus horas de clase vía online hasta que la preciada vacuna nos llegue a todos.

Por esta razón, cada vez más instituciones educativas (colegios, universidades, centros de formación, etc.) tienen que buscar la mejor solución para adaptarse a esta situación al menor coste. Muchas de ellas eligen el software de código abierto a la hora de garantizar la necesaria colaboración entre los estudiantes y los profesores en sus clases telemáticas manteniendo a la vez seguros los datos personales y científicos sensibles.

El otro día al salir de una conferencia un colega me preguntó qué solución elegiría yo. Siempre respondo lo mismo: “aquella que sea capaz de cubrir tus necesidades”. En general, es necesario contar con soluciones que incluyan editores de documentos autoalojados y una plataforma de colaboración para organizar los procesos de aprendizaje tanto dentro como fuera de sus aulas físicas.  Es importante que universidades y escuelas elijan la solución que más se adapte a su infraestructura ya existente para reducir el coste de su adaptación a la nueva situación.

Actualmente existen editores integrados en plataformas populares de aprendizaje electrónico como Moodle, una plataforma de aprendizaje de código abierto con entornos de enseñanza seguros y personalizados en su red que están permitiendo estudiantes y profesores colaborar en documentos electrónicos dentro de los cursos.

Ya son una mayoría los docentes que han creado su propio entorno de colaboración basado en plataformas populares de intercambio de archivos de código abierto como Nextcloud y ownCloud que pueden añadir fácilmente la edición y la coautoría de documentos mediante la integración de los editores. Esto les permite colaborar en documentos, hojas de cálculo y presentaciones.

Un tema importante en el que siempre insisto es que estos editores deben asegurar un nivel esencial de seguridad de los datos, incluyendo el cumplimiento de la normativa de la RPI (Registro de la Propiedad Intelectual) y que deben ser capaces de integrarse fácilmente en otros servicios.

Los centros que buscan una solución de productividad saludable pero que no pueden optar por las aplicaciones de Microsoft y Google porque no permiten la implementación en el lugar, pueden elegir soluciones que ofrecen el espacio de trabajo autoalojado, como la nuestra, que además incluye una plataforma para almacenar y gestionar documentos, proyectos y correos electrónicos, además de potentes editores online para documentos, hojas de cálculo y presentaciones, y el Panel de Control para gestionar fácilmente la plataforma y garantizar la seguridad de los datos.

Tras un año duro de pandemia nosotros, al igual que otras empresas tecnológicas, queremos comprometernos para que la educación de nuestros jóvenes sea lo mejor posible y estamos trabajado para facilitar que los educadores que no tienen infraestructura de TI propia puedan contar, de forma gratuita, con nuestra nube que contiene una plataforma de colaboración y editores de documentos online y que cumple con la normativa del RGPD.

Estamos seguros de que, entre todos, conseguiremos que la enseñanza online tenga la misma calidad que la que se imparte en las aulas y los padres podrán estar tranquilos de que sus hijos siguen aprendiendo igual o más desde casa, mientras no podamos ocupar las aulas al 100%.

 

Sergey Zarubin

 

ONLYOFFICE

AGENCIA: FINZEL PR