Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

TODO LO QUE PUEDE HACER EL CBD POR TU SALUD

TODO LO QUE PUEDE HACER EL CBD POR TU SALUD

 

Pie de foto:  Alejandro Venegas Fontiveros, co-fundador de Tarkus Pharma y CEO de Phexia Lab.

 

PHEXIA

 

Javier Rinus

 

Un último estudio realizado en ratas en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense refuerza la tesis de que el CBD presente en las plantas de cáñamo despliega efectos beneficiosos en el organismo contrarrestando, entre otros, el envejecimiento de las células producidas por la oxidación y los radiales libres.

 

El estudio, dirigido por el doctor Jesús A. Fernández-Tresguerres, catedrático de Fisiología y Endocrinología Experimental de la Facultad de Medicina de la UCM y un equipo compuesto de quince profesores y doctorandos, ha observado cómo el cannabidiol (CBD, por sus siglas más comunes) trabaja activamente de forma positiva como protector de tejidos y órganos vitales y logra frenar los procesos que conducen al envejecimiento. Además, es antiinflamatorio, y abre el camino a nuevas investigaciones como elemento para combatir el dolor local y facilitar la regeneración celular, así como otros usos en casuística de insomnio y ansiedad.

 

Para ello, el equipo del doctor Fernández-Tresguerres ha analizado los mecanismos moleculares involucrados en el daño tisular secundario al envejecimiento y el posible efecto protector del CBD, frente a lesiones generadas en hígado, pulmón, músculo y sistema inmunitario. El cannabidiol es un compuesto natural que cuenta con la ventaja de que actúa en el cuerpo humano gracias a los receptores con que contamos de nacimiento, activando el sistema inmunitario cuando más se necesita. El trabajo se ha llevado a cabo en colaboración con la empresa Phexia, la primera marca de CBD y melatonina formulada por un equipo médico, que ha suministrado toda la materia prima con una pureza superior al 99%.

 

El envejecimiento se caracteriza por la acumulación progresiva de daño oxidativo que conduce a la inflamación y apoptosis en las células. Esto afecta a todos los tejidos del cuerpo provocando el deterioro de varios órganos. De hecho, estudios anteriores observaron que el CBD podría prolongar la vida útil y la salud por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y autofagias. Sin embargo, la investigación sobre el efecto antienvejecimiento del CBD aún se encuentra en las etapas iniciales.

 

Para este estudio realizado en España, los investigadores dividieron en dos a un grupo de 14 ratas viejas Long Evans de 15 meses de edad. A la primera mitad se les administró 10 mg/kg de CBD en la comida al día, durante 10 semanas, y, a la mitad restante se les dio simplemente su comida habitual. Finalizado este plazo, se realizaron las mediciones en ambos grupos y se compararon con los parámetros previos. De manera específica, se determinaron la actividad citotóxica de las células ‘natural killer’ (NK), la linfoproliferación y el estrés oxidativo tras realizar un cultivo de sangre, bazo y timo.

 

“Las personas nos oxidamos porque una parte del oxígeno que respiramos, en vez de irse a la fabricación de energía del organismo, el adenosín trifosfato (ATP) concretamente, se va a la fabricación de los radicales libres. Éstos no solamente actúan sobre la piel y la estropean, sino que también dañan todos los tejidos y órganos del cuerpo, lo que nos va deteriorando gradualmente. Por tanto, una sustancia como el CBD es una gran aliada puesto que es capaz de bloquear el proceso de oxidación, el cual, secundariamente, conduce a un proceso de inflamación y, por tercera derivada, a un proceso de muerte celular programada”, asegura el doctor Fernández-Tresguerres. “Realmente la bondad del tratamiento es que la naturaleza humana ya lo tenía todo previsto: los cannabinoides interviene en receptores específicos presentes en el cuerpo que los produce de manera endógena, las hormonas son solo llaves que abren dichas puertas”.

 

CBD contra enfermedades degenerativas incurables

 

La aplicación de CBD a largo plazo en ratas longevas de 15 meses de edad (el equivalente a 60 años en humanos) mostró efectos beneficiosos en pulmón y más significativamente en hígado al reducir los niveles de mediadores inflamatorios, oxidativos y apoptóticos, y, por tanto, el daño celular asociado a estos tres procesos inherentes al envejecimiento. Respecto a la actividad de las células NK, existe una disminución significativa en los animales viejos en comparación a animales jóvenes donde las NK apenas se dan, sin embargo estos niveles se reequilibran de manera muy evidente tras el tratamiento con CBD. De la misma manera, la quimiotaxis que se ve incrementada en el bazo de las ratas de 15 meses, desaparece tras el tratamiento con CBD.

 

Este comportamiento del organismo de un cuerpo envejecido que parece recuperar el vigor de la juventud también se ha apreciado en el nivel de estrés oxidativo en sangre medido en forma de malonildialdehido (TBARS). A la edad de dos meses, apenas hay diferencias entre los animales analizados. Pero si se les compara a los jóvenes con los individuos de 15 meses este parámetro se dispara. Sin embargo, después de las 10 semanas de estudio, el grupo tratado con CBD mostraba una neutralización del TBARS muy significativa. De la misma manera, la disminución del glutatión reducido se reestablecía tras el tratamiento con CBD.

 

“Todo ello nos indica que el CBD es capaz de restablecer casi totalmente la función inmunitaria en los animales viejos de la misma forma que se había demostrado anteriormente por nuestro grupo con la administración de melatonina y otras hormonas”, concluye responsable e investigador principal del estudio. “Yo mismo, a los 30 años tenemos una actividad oxidativa mucho más lenta, pero la edad no perdona y sube el nivel de desgaste, a los 60 años todos la tenemos mucho más acelerada. El propio cuerpo está programado para deshacerse de las células gastadas, es un proceso natural y necesario: piel, tubo digestivo, arterias… Si consiguiésemos detener o al menos aplacar ese estrés, mejoraría el sistema inmunitario y quizás se retrasaría la aparición de muchas enfermedades degenerativas”.

 

Y añade: “Hace un mes se publicaba un caso interesante, una señora que no percibe el dolor porque le faltaba la enzima que destruye la anandamina que le impide sentir hasta si se quema la mano. El CBD incrementa niveles de esta enzima anandamina, por tanto podría estar perfectamente indicado para este tipo de dolencia. Llevamos mucho tiempo de retraso en la investigación de los cannabinoides. Pero los estudios clínicos no se quieren hacer con moléculas naturales, solo sintéticas que se puedan patentar. Es un círculo vicioso, y en CBD al no tener consideración de medicamento, tampoco hay dinero para más estudios clínicos. Ya hice uno para la covid-19 con melatonina, y no interesa, y eso que bajé la mortandad a la mitad”.

 

El mercado de la industria farmacéutica se mueve en una delgada línea que separa el interés público por mejorar la calidad de vida de las personas con el lucro legítimo tras grandes inversiones en investigación. “Luego se producen efectos indeseados, como todo lo que se está hablando hoy en día sobre el fentanilo, hay opioides que causan mucho daño, pero también tienen más retorno económico para las farmacéuticas, y aunque habría que buscar nuevas fórmulas para sustituirlos, si no hay una presión social o una demanda de los servicios de salud, los gobiernos se inhiben. Esta ética del mercado se puede romper si hubiera más investigación basada en estudios científicos para respaldar regulaciones más favorables a otras alternativas”.

 

El CBD tampoco es perfecto, como toda sustancia, el veneno está en la dosis, y también trae efectos negativos: “Pero hasta el agua puede ser perniciosa si se toma de manera abusiva”, señala el doctor. “El CBD a dosis muy altas no es frecuente, está indicado para algún caso de epilepsia refractaria, y puede causar afectación hepática. En el resto de prescripciones, no se aprecian efectos negativos”.

 

Preguntado si se realizaran nuevas fases del ensayo en monos o humanos, la respuesta fue un tanto melancólica: “Con monos imposible, por las dificultades que plantean. Ya es bastante complicado conseguir el permiso de utilizar las ratas, por lo menos un año, lo que más cuesta, junto con las ratas de laboratorio de esta especie que es menos agresiva y no muerden tanto. Ya 40 de esta clase son un número significativo. El presupuesto del estudio ha sido de unos 150.000 euros, pero si quisiéramos pasar a la fase con humanos, el coste se multiplica por 10 o por 20”, comenta el doctor Fernández-Tresguerres.

 

Phexia es una marca española que diseña, produce y distribuye productos cosméticos y de parafarmacia basados en CBD y melatonina fundamentalmente. Su valor diferencial reside en que se han trabajado todas sus formulaciones bajo la supervisión del Dr. Fernández-Tresguerres, académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina de España y una eminencia que lleva más de 30 años estudiando los usos del cannabis medicinal contra viento y marea.

 

En noviembre de 2022 entra en escena la empresa colombiana Tarkus Pharma Lab, del empresario y emprendedor Alejandro Venegas Fontiveros, que se hace con la compañía tras aportar 1,5 millones de euros para impulsar y escalar su desembarco en Europa, donde ya hay países con legislaciones que permiten la comercialización de productos derivados del cáñamo con consideración de medicamento.

 

Si algo diferencia a los productos de Phexia en comparación a los que se encuentran en el mercado a través de la venta online y las cadenas de franquicias es la intención de comercializar formulaciones con las concentraciones más elevadas de CBD del mercado para potenciar el efecto terapéutico, un etiquetado transparente y los más estrictos controles de fabricación con calidad farma, ”lo que hace que tengan muy buena acogida”.

 

Para conocer mejor sus proyectos y productos, su CEO, el venezolano Alejandro Venegas, nos introdujo la compañía y los proyectos de futuro:

 

La chispa

 

Todo parte de una experiencia personal: mi padre está afectado de párkinson y tiene temblores, y mi abuela de alzhéimer y pierde memoria, en ambos casos están en casa cuidados por mi madre y se vuelve todo un ciclo vicioso, sin calidad de vida para nadie, casi como plantas, lo que me afectó emocionalmente y me empujó a buscar remedio.

 

La encomienda

 

El objetivo nuestro es crear bienestar. Se trata de encontrar una molécula natural de efectos calmantes y regenerativos, y que contrarrestre los efectos nocivos y adicticos de los opiáceos. Y eso lo tenemos en el CBD. A lo que cabe añadir el auge de tendencias que van hacia la medicina natural y regenerativa.

 

Por qué España

 

Existe una oportunidad de mercado. Pese a que en el marco regulatorio en España falta acuerdo y sitúa a nuestros productos como cosmético en vez de medicamento como ocurre en otros países europeos (Polonia, Chequia, Alemania, Holanda…) o lationamericanos (Uruguay, Brasil, Colombia, México…), tenemos que hacer las cosas bien y nosotros aplicamos procesos de calidad como si fuera farma. Es el camino que han tomado todos estos países y aquí avanzará igual. Nos adelantamos al final irremediable, considerar a los derivados de cannabis un efectivo medicamento de prescripción.

 

Dame calidad…

 

Por eso desde el principio aplicamos los mismos controles exigentes de la industria farmacéutica y un etiquetado riguroso y transparente, con el porcentaje de CBD que tiene y que no se suele declarar en el resto de productos que aparecen en el mercado, precisamente debido a esta consideración de cosmético o complemento alimenticio.

 

…Toma cantidad

 

Por lo mismo, no hay exigencias sobre el tipo de control de calidad, y 8 de cada 10 no dicen lo que tienen que decir, falta información. Las cremas de las franquicias de CBD suelen tener como máximo 1-3% de principio activo, nosotros un 6% a mismo rango de precio, realmente con llevar algo, aunque sea un 0,1%, ya pueden etiquetarlo con el CBD todo lo grande que quieran.

 

Yo no soy tonto

 

Por eso necesitamos más educación para poder entender qué tipo de sustancia estamos tratando. Se crean expectativas y luego no funciona como se esperaba. Nuestra solución ha sido un producto diseñado desde la medicina con criterios rigurosos: porcentaje milimétrico de los componentes comprobado por cromatografía, proporcionar fiabilidad, y garantizar la potencia. Los del resto del mercado ‘le echan’ muy poco mientras que en Phexia porcentajes que van del 5 al 40% de CBD de un grado del 99% de pureza.

 

Ahora más es menos…

 

Es menos rentable para nosotros, desde luego, el 65% del coste del producto corresponde al CBD, nos sale más caro fabricar, pero queremos ganar en el futuro. Es la única manera de demostrar que esto funciona y crear un efecto en cascada. Ahora seremos menos rentables, pero tenemos el propósito de que más gente lo pruebe y se beneficie. Para este 2024 ya tenemos un acuerdo con una des distribuidora para que llegue a 6.700 farmacias.

 

Líneas del portfolio

 

Tenemos básicamente cuatro líneas de producto: El aceite de CBD más melatonina, ideal para conciliar el sueño. El aceite de oliva con CBD en distintas proporciones como antioxidante. La cosmética facial como hidratante y sérum de ojos antiedad. Y las cremas deportivas como antiinflamatorio, con contraste para calor y frío en precalentamiento, dolor y postejercicio, además somos los primeros y únicos en la UE con certificación dopping-free.

 

Made in…

 

Se produce en España, no tenemos campos de cultivos propios, compramos directamente la materia prima a un proveedor en Barcelona. Pero hay otras cosas en el CBD que no están controladas porque no es obligatorio, y nosotros sí que lo hacemos: por ejemplo, asegurarnos que no queden restos de pesticidas de los cultivos, ni disolventes en las cremas. Y mucho menos THC, el otro principio activo del cáñamo considerado actualmente como droga. Solo así podemos garantizar su pureza y realizar concentraciones adecuadas.

 

¿Sátiva o índica?

 

En general, los cogollos de sátiva tienen más THC (estimulante) mientras que los de índica más CBD (relajante). Sin embargo, nosotros usamos más la variedad sátiva, pero debemos extraer antes todo el THC. El máximo legal permitido es menos de 0,3%, nosotros solemos dejar 0,05%, no genera dependencia ni efectos psicotrópicos, y está demostrado que coadyuva a que funcione mejor los efectos positivos del CDB.

 

Incongruencias

 

En España el CBD es considerado cosmético, pero el aceite que se compra en Europa tiene valor de medicamento, es un contrasentido. Nosotros no podemos prescribir el uso sublingual, que es el más efectivo, sino el tópico. Sin embargo, es el mismo producto que se puede comprar desde Alemania en Internet donde sí lo pone en el prospecto. En Brasil y Colombia hay regulación farmacéutica con registro sanitario. Aquí estamos empezando y aún tenemos el reto de superar la regulación cosmética, que es más laxa y por eso permite que haya más productos en el mercado sin los filtros que tiene un medicamento.