PABLO COUSO, DIRECTOR COMERCIAL DE DATISA

  • 13 de abril de 2021
PABLO COUSO, DIRECTOR COMERCIAL DE DATISA

“Las personas son el elemento clave en los procesos de transformación de los entornos financieros.”

 

La coordinación entre las distintas áreas de una compañía es uno de los aspectos más importantes en los procesos de cambios y transformación. La implementación de herramientas tecnológicas y la correcta organización de los procesos internos facilita notablemente ese camino. No obstante, según explican los expertos de la firma española de ERP para pymes, Datisa, para desarrollar una digitalización óptima es imprescindible contar con el factor humano. Es decir, hacer que el equipo que esté alineado con los objetivos de la compañía y actualizado para poder hacer uso de las herramientas que facilitarán su gestión.

Así lo comparte el 50% de los directivos que han participado en el 2º Barómetro Digital Finance elaborado por Datisa quienes consideran, además, que las personas son el elemento clave en el desarrollo de cualquier proceso de transformación digital. En esta misma línea, el 87,5% de los encuestados destaca que la transformación digital del departamento financiero debe realizarse de forma conjunta, desarrollando un liderazgo transversal.

En términos generales, las pequeñas y medianas empresas son conscientes de la importancia de digitalizar su entorno financiero para mejorar la competitividad y la diferenciación. Y, en este sentido, gran parte de los directivos consultados (62%) dice que practican la gestión automatizada de sus procesos financieros con la ayuda de las herramientas digitales pertinentes. En el polo opuesto, más del 37% aseguran que todavía llevan a cabo una gestión manual de sus finanzas, a través de hojas de cálculo o sistemas parecidos.

La digitalización sigue siendo un verdadero reto para muchas pequeñas y medianas empresas en España. Especialmente, en los últimos meses, muchas organizaciones han tenido que iniciar o acelerar su adaptación al entorno digital para garantizar la continuidad de su negocio. Y no siempre ha sido fácil ni se han obtenido los beneficios esperados.

En la misma línea se han manifestado muchas de las empresas consultadas en el 2º Barómetro Digital Finance que ven en la implantación de nuevos procesos y en la falta de previsión por tener que tomar decisiones inmediatas, las principales barreras para digitalizar sus entornos financieros. La escasez de presupuesto que dificulta el cambio o la capacidad crítica para cuestionar la ineficiencia de los procesos ya establecidos, también frenan la velocidad del cambio.

Frente a esas barreras, lo que parece aceptado por el ecosistema pyme es que hay que adaptar el negocio al escenario VUCA. Y que, para hacerlo con garantías, todas las áreas deberán adaptarse a la realidad digital lo que requiere la implementación de nuevos procesos, más eficientes. Pero, también, dotar a las áreas financieras de las soluciones tecnológicas necesarias para automatizar y optimizar su trabajo.

En este sentido, las plataformas de gestión ERP se presentan para el 87,5% de los directivos consultados, como las soluciones tecnologías más consistentes para implementar un sistema de control eficiente. También para mejorar la agilidad y la flexibilidad de los entornos financieros.

La elección de la herramienta de gestión empresarial condiciona mucho en la implementación de nuevos procesos de mejora permanente en el entorno pyme. Por eso -dice- es necesario analizar previamente las necesidades de gestión del negocio, también del entorno financiero, y valorar el ERP que mejor se adapta, tanto a las necesidades como a las dinámicas de la organización.

En este sentido, centralizar la información es el principal requisito para más del 37% de los directivos consultados. Mientras que, la personalización y la capacidad de integración con otras soluciones son las otras dos exigencias más votadas.

El 2º Barómetro Digital Finance de Datisa en el que han participado directivos de departamentos de Operaciones, Dirección Financiera y Dirección General, de pymes que operan en el mercado español, lleva a cabo un estudio pormenorizado de cómo se realiza la gestión financiera, la monitorización de gastos, el control y análisis presupuestario contable y de tesorería en la situación inestable provocada por la pandemia. Las respuestas a la encuesta fueron recogidas durante el mes de enero de 2021. Se contactaron 150 compañías para realizar este estudio. Descarga el 2º Barómetro Digital Finance.

El presente informe lleva a cabo un estudio pormenorizado de cómo se realiza la gestión financiera, la monitorización de gastos, el control y análisis presupuestario contable y de tesorería en la situación inestable provocada por la pandemia, contando con la participación de Directivos y decisores de pymes españolas de diversos sectores de referencia del tejido empresarial. Cualquier entidad –privada o pública, grande o pequeña– que desarrolle una actividad económica requiere contar con una información financiera de calidad (relevante, fable, comparable, neutral, etc.) y disponible en tiempo oportuno. En las empresas de negocios, la información financiera cumple con el cometido irrenunciable de la rendición de cuentas, por parte de los responsables de la gestión, pero contribuye también a facilitar la toma de decisiones de naturaleza económica y a conseguir el uso más eficiente de los recursos. Además, la información contable juega una importante función social por su incidencia en el reparto de la renta empresarial entre los grupos que participan de la misma (propietarios, empleados, financiadores externos, Hacienda Pública, etc.).

Por ejemplo, la cuota del impuesto sobre sociedades o impuesto sobre beneficios se determina aplicando el tipo impositivo sobre una cifra –la base liquidable– que se obtiene a partir del resultado contable del ejercicio. También las administraciones públicas precisan de información financiera de la máxima calidad y credibilidad, tanto para cumplir con la legislación vigente –en particular con la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno10–, como para homogeneizar los sistemas de cálculo de costes de los servicios que prestan y, consecuentemente, conseguir que los recursos necesarios para su financiación sean suficientes y se distribuyan de manera equitativa. Una de las grandes ventajas de la digitalización es que tienes los datos al alcance de tu mano. Con un ERP puedes explotarlos y saber cuáles son las áreas de mejora para tu negocio. No solo vale con herramientas o protocolos. Si no cambias la cultura de tu empresa a digital, no servirá para nada. Potencia las capacidades digitales de tus empleados y demuéstrales que el camino de la digitalización es el futuro de su éxito. De forma inesperada hemos descubierto con toda claridad una sociedad, un consumidor, y un cliente mucho más predispuestos a la experiencia digital de lo que se podría pensar; a la economía de las plataformas enseñando todo su músculo; y a las grandes empresas tecnológicas acompañadas de un sector logístico que les da alas, señalando un camino que no parece tener marcha atrás. Abordar un plan de transformación digital en tu empresa, para convertirla en un competidor ágil y rentable en este entorno, es algo más sencillo de ejecutar de lo que a priori puedas pensar.

Pablo Couso

 

DATISA