NIEVES GONZÁLEZ, MANAGER SOLUTION ARCHITECTS EN ESPAÑA DE DELL TECHNOLOGIES

  • 15 de noviembre de 2021
NIEVES GONZÁLEZ, MANAGER SOLUTION ARCHITECTS EN ESPAÑA DE DELL TECHNOLOGIES

“Los líderes empresariales están buscando nuevas formas de trabajar, reuniendo talentos diversos con habilidades únicas”.

 

Las empresas han demostrado tener la capacidad suficiente para afrontar desafíos extraordinarios y poder virar en unos pocos días, con el apoyo de sus empleados, clientes y partners, toda su actividad a un modelo totalmente digital y de trabajo remoto.

Para muchas de ellas, la llegada de la pandemia y los confinamientos supuso acelerar sus planes de transformación digital. Así, nuestro informe Digital Transformation Index señala que durante el año pasado el 75% de las organizaciones europeas aceleraron uno o más programas de transformación digital para reaccionar al cambio o para aprovechar mejor las oportunidades que se presentaban. Esta realidad demuestra dos hechos clave:

Primero, que la transformación digital es un proceso continuo e iterativo.

Segundo, que quienes piensan primero en lo digital y son capaces de diferenciarse a través de la tecnología, están mejor preparados que el resto para hacer frente a los cambios constantes que experimenta el mercado.

Aprender y adaptarse con rapidez

Todo lo anterior, combinado con un incremento de las inversiones en IT, han creado una nueva mentalidad basada en la capacidad de “hacer cualquier actividad desde cualquier lugar”. Es un posicionamiento que va más allá del uso de dispositivos tecnológicos, sino que se basa en una combinación de tecnología y cultura para crear nuevos procesos y programas que aceleran la conectividad, la colaboración y por tanto la productividad.

Para capitalizar esta realidad, los líderes empresariales están buscando nuevas formas de trabajar, reuniendo talentos diversos con habilidades únicas e incorporando un nuevo enfoque de prueba y aprendizaje que les permita equivocarse, aprender, adaptarse y seguir adelante con mucha rapidez y agilidad.

Esto es clave para la transformación digital, porque las mejoras reales provienen tanto de los propietarios de los procesos del negocio como de los equipos técnicos, que de forma conjunta abordan problemas y soluciones. Así, la infraestructura digital de una empresa se convierte en una plataforma para la innovación, con equipos multifuncionales que colaboran y se centran en el “por qué” de la transformación, objetivos claros, en vez de en el “cómo”.

Tecnología que ofrece resultados de negocio

Al alinear la toma de decisiones con los objetivos del negocio, en lugar de con los aspectos de la tecnología, los CIOs pueden construir una base tecnológica sólida y establecer procesos y herramientas comunes. Así, se explora cómo innovaciones como la automatización, 5G y la extracción de información en tiempo real de los datos en el edge pueden mantener la relevancia de la organización e impulsar su crecimiento.

En el pasado y desde una perspectiva tecnológica, estas nuevas oportunidades normalmente se traducían en proyectos complejos, rígidos y aislados, liderados por equipos independientes sin colaboración horizontal. Cada proyecto presentaba diferentes necesidades de infraestructura, lo que desviaba la atención de los CIOs del crecimiento para centrarla en las operaciones.

Hoy, sin embargo, los CIOs buscan con mayor frecuencia soluciones as-a-Service, que les permiten reducir el tiempo y la complejidad de adquirir, administrar, mantener y dar servicio a las infraestructuras de IT físicas. Con solo unos pocos clics, ahora es posible explorar un universo de servicios, responder algunas preguntas y suscribirse a una nueva solución como servicio centrándose en los objetivos necesarios para el negocio.

La demanda de este enfoque está creciendo. En el informe 2021 Technology Spending Intentions del analista ESG sugiere que el 53% de los usuarios actuales de Infraestructura como servicio prefieren un modelo basado en el consumo para las infraestructuras de centros de datos. Adoptar un enfoque como servicio ofrece a las empresas distintas ventajas como:

Flexibilidad para elegir los servicios tecnológicos que mejor funcionen para cada empresa, pagando solo por lo que se necesita cuando se necesita.

Una experiencia consistente en toda la infraestructura que aumenta o disminuye a medida que cambian las necesidades de capacidad. Esto se aplica tanto a eventos esperados como inesperados, que van desde períodos de mucha actividad predecibles hasta escalar rápidamente para aprovechar una nueva oportunidad de mercado o, como ya hemos visto, la necesidad de trasladar una fuerza laboral a lugares remotos en un fin de semana, al igual que muchas compañías tuvieron que hacer en marzo de 2020.

Con la flexibilidad para escalar y administrar la infraestructura de esta manera, las organizaciones pueden reducir el riesgo y satisfacer el cumplimiento normativo al aprovechar sus propias soluciones de seguridad física, ciberseguridad y detección de amenazas para proteger su propiedad intelectual, datos de clientes y empleados.

Precisamente, la propuesta como servicio APEX de Dell Technologies se centra en proporcionar una base sólida centrada en resultados. APEX ayuda a las organizaciones a simplificar los procesos de transformación digital aumentando la sencillez, la agilidad y el control de IT a través de un modelo de servicio basado en la nube. Estos beneficios se materializan en las previsiones de analistas como IDC, que dicen que más de la mitad de la infraestructura del centro de datos va a consumirse como servicio.

Nos encontramos con una gran oportunidad para imaginar lo que puede ser posible. Al centrarse en bases sólidas y decisiones tecnológicas centradas en resultados de negocio, las empresas pueden sacar partido a las lecciones del pasado más reciente y confiar en todo lo que puede ofrecerles la transformación digital, sintiéndose preparadas para todo lo que pueda llegar en el futuro.

 

Nieves González

 

DELL