ISABELLE AUROUX, FUNDADORA & CEO DE LIGHTUP

  • 31 de marzo de 2021
ISABELLE AUROUX, FUNDADORA & CEO DE LIGHTUP

Por qué la intuición es el nuevo lujo y el momento de cultivarla es ahora.

 

¿Recuerdas cuando fue la última vez que cogiste el teléfono y llamaste a lo loco a alguien porque sentiste que tenías que hacerlo en ese mismo momento? ¿O cuando tomaste la decisión de empezar un proyecto porque sabías que sí o sí era lo acertado?

Esa sensación de conectar en pocos segundos con nuestro inconsciente, con nuestra esencia, que nos susurra – a veces nos grita – lo que debemos hacer, es una herramienta de decisión muy poderosa, pero con la pandemia las oportunidades de dar rienda suelta a nuestra intuición se han reducido tanto como nuestra capacidad de movimiento.

Cada uno de nosotros conectamos de forma distinta con nuestra intuición y tiene mucho que ver con el espacio que dejamos a nuestras emociones, en dejar fluir lo que sentimos, apartando lo que nos dice la cabeza para dejar paso a lo emocional.

En una época en la que vivimos las emociones de forma aislada o exagerada por un entorno que genera ansiedad, donde tenemos menos posibilidad de parar y escucharnos porque estamos en modo supervivencia, la intuición nos puede parecer muy lejana pero justamente porque ahora podemos aislarnos más, es el momento perfecto para cultivarla:

Concédete tiempo para ti mismo. La intuición entiende de rituales. Busca espacios de aire durante tu jornada, sal a dar un paseo, escucha tu música favorita, habla con alguien a quien quieras.

El silencio y la desconexión de las pantallas son el primer paso para llegar a la intuición. Realmente no hace falta gran cosa, pero sí mucha atención.

Lograr centrarse en el cuerpo y detener los pensamientos que invaden nuestra mente. Puede ayudarnos a ello practicar la meditación.

Escribiendo nuestros pensamientos, con técnicas de escritura creativa, por ejemplo, conectamos con lo que de verdad queremos o somos, dejamos la puerta abierta a nuestra esencia y la intuición nos lleva a escuchar nuestros deseos profundos.

Cuidando, entrenando y escuchando nuestro cuerpo nos acercamos a leer mejor nuestras sensaciones. ¿Cuántas reacciones epidérmicas o viscerales son ni más ni menos que la expresión de nuestra intuición?

 

Isabelle Auroux

 

LIGHTUP

AGENCIA: BIGGERS