HARALD JUNGBÄCK DE ROSENBERGER OSI

  • 16 de julio de 2021
HARALD JUNGBÄCK DE ROSENBERGER OSI

El centro de datos del futuro debe satisfacer las tendencias tecnológicas.

 

Los operadores de centros de datos se enfrentan a nuevos retos con tecnologías como 5G, IoT (Internet de las cosas) y la inteligencia artificial. Entre ellos se encuentran el rápido crecimiento de los volúmenes de datos procedentes de una amplia variedad de fuentes y el análisis en tiempo real de los algoritmos de la IA o el mantenimiento predictivo. El cableado de fibra óptica de alta velocidad y los conceptos de “borde inteligente” ayudan a afrontar estos retos con flexibilidad.

Desde hace algún tiempo, el panorama de los centros de datos está cambiando. La tendencia hacia la computación en la nube ha hecho que se abandonen los centros de datos empresariales. En su lugar, cada vez más empresas están trasladando las cargas de trabajo a la nube o confiando por completo en las estrategias “cloud first”. Mientras tanto, las exigencias a los centros de datos empresariales, y también a los grandes centros de datos de los proveedores cloud, aumentan constantemente. Los estudios muestran que más del 90% de los CIOs quiere reducir los tiempos de respuesta y descarga. Estas exigencias ya no pueden cumplirse sin redes de fibra óptica de alto rendimiento, estructuradas y capaces de funcionar en tiempo real. Por ejemplo, el nuevo estándar Ethernet 400GBASE, para tasas de transferencia de 400 Gb/s, se estandarizó exclusivamente para cables de fibra óptica. Con la mayor demanda de velocidad, las tecnologías de paralelización pasan a primer plano: La “velocidad de carril” en serie de los transceptores multimodo es actualmente de un máximo de 50 Gb/s. Por lo tanto, no es posible alcanzar hasta 400 Gb/s sin paralelización. Además, el resto de la infraestructura de cableado de datos pasiva debe mantener el ritmo.

El futuro es de las fibras monomodo

Otro factor limitante es la limitación de longitud de los protocolos más comunes para las fibras multimodo a un máximo de cien metros. Impulsada por los megacentros de datos de los principales proveedores cloud, la tendencia actual se dirige hacia las fibras monomodo, capaces de soportar los futuros alcances y velocidades que se requerirán. Los transceptores monomodo, que siguen siendo bastante más caros, podrían equipararse en los próximos años, pues la tecnología fotónica aplicada al silicio permite una producción rentable.

Los volúmenes de datos aumentan

Los sensores, los dispositivos de borde y los “wearables” del Internet de las cosas (IoT) generan flujos de datos cada vez más grandes. En los entornos tradicionales de los centros de datos, el volumen masivo de datos suele provocar retrasos en los tiempos de respuesta. A menudo se accede a la información desde diferentes fuentes, incluidas las fuentes móviles, que pueden estar geográficamente demasiado lejos de los nodos centrales para garantizar una latencia suficiente. Por lo tanto, en el entorno de la Industria 4.0, la adquisición y el análisis de datos se realiza cada vez más directamente en la computación de borde (edge computing): los datos de las máquinas y los sensores permanecen (de forma compatible con la seguridad de los datos) en la fábrica, mientras que los contenedores de servidores y los microcentros de datos in situ forman ya parte de la vida cotidiana. De los considerables volúmenes de datos sólo se filtra y se transfiere a la nube la información realmente necesaria para los procesos empresariales.

La tendencia es hacia el borde

Esta evolución hacia el borde continuará gracias a los coches autónomos. Como el camino hasta el centro de datos en la nube puede ser demasiado largo y requiere mucho tiempo, el vehículo se irá convirtiendo en un “dispositivo de borde” y la capacidad de procesamiento irá creciendo en los entornos de las infraestructuras viales, como, por ejemplo, los semáforos inteligentes.

Así, una gran cantidad de potencia de cálculo está saliendo del centro de datos y estableciéndose localmente, cerca del origen de los datos. En los entornos industriales, las conexiones Ethernet de alta velocidad permiten minimizar la latencia y procesar los datos en tiempo real. Las soluciones que ofrezcan los especialistas en cableado de datos pueden favorecer la compleja integración de las “soluciones de borde” con los escenarios específicos de la empresa. Estos entornos también son muy exigentes y requieren conectores de diseño especialmente robusto. Por ello, se deben aportar soluciones integrales de cableado de fibra óptica que incluyan conectores que permitan su uso en condiciones industriales duras y cargadas de suciedad, con temperaturas o vibraciones variables.

La velocidad de 5G debe durar también en el centro de datos

En ambos ámbitos -tanto la Industria 4.0 como la Conducción Autónoma- la difusión del nuevo estándar inalámbrico 5G podría suponer un impulso en los próximos años. Por primera vez, la baja latencia de unos pocos milisegundos de 5G es adecuada incluso para aplicaciones en tiempo real. La latencia especificada de 5G también tiene un impacto en el centro de datos, porque la latencia debe mantenerse incluso después de entrar en el centro de datos – pero esto sólo es posible con un hardware moderno y cables de fibra óptica adecuadamente diseñados. Mientras que las antenas móviles de célula pequeña que se encuentran fuera del centro de datos transmiten los datos, la fibra óptica debe conducir al centro de datos, que a su vez utiliza un sistema de cableado de fibra óptica rápido.

La inteligencia artificial (IA) aumenta aún más el volumen de datos

El creciente interés por la analítica de datos de los algoritmos de Big Data e Inteligencia Artificial (IA) también está afectando a la infraestructura de los centros de datos. Especialmente para las aplicaciones de IA orientadas al reconocimiento de imágenes a partir de flujos de fotos y vídeos, los requisitos de almacenamiento y computación son considerables. La tendencia se orienta hacia un mayor rendimiento de la computación en clústeres y un hardware cada vez más potente. De alguna forma, los superordenadores están en auge. Para una comunicación rápida entre los servidores a través de las redes informáticas, es crucial un cableado de datos de alto rendimiento. Cuanto mejores y más extendidos sean los algoritmos de IA, más aumentará la demanda de potencia de cálculo.

Adaptable a las tecnologías del futuro

Aunque el cableado de datos sólo representa entre el 2% y el 4% de los costes de los nuevos centros de datos, la disponibilidad depende de la calidad de la transmisión de los datos. La experiencia de las últimas tres décadas demuestra que alrededor de la mitad de los fallos de los centros de datos se debieron a la calidad inadecuada de las conexiones. Cuantas mayores sean las exigencias del centro de datos, más importante será la disponibilidad de un cableado de datos neutro en cuanto a aplicaciones y orientado al futuro, que pueda soportar mayores velocidades y adaptarse con flexibilidad a futuros protocolos y conectores.

Como en el pasado, el cableado de datos seguirá basándose en los transceptores. La experiencia ha demostrado que merece la pena orientarse hacia los grupos de trabajo Multi Source Agreement (MSA – Acuerdo Multifuente) en Silicon Valley. Como siguiente etapa multimodo en la “Montaña de los Terrabits” ilustrada en la hoja de ruta de Ethernet, 400GBASE-SR8 se considera la más exitosa de las diversas aplicaciones de 400G. Rosenberger OSI, como especialista en cableado de datos de fibra óptica, ha desarrollado la solución PreCONNECT SEDECIM, basado en los conectores MTP/16, explícitamente para este fin.

La seguridad sigue siendo un tema decisivo

El aspecto de la seguridad también sigue siendo un reto al que los operadores de centros de datos deben dar respuesta. En particular, la fibra óptica resistente a la flexión está demostrando ser más resistente a la tecnología de espionaje basada en el acoplamiento por flexión. Sin embargo, para excluir los ciberataques o el espionaje, es necesario un control continuo del rendimiento de las redes, además de una encriptación compleja. La seguridad entendida como un servicio gestionado puede ser una solución adecuada. En este caso, se externalizan las complejas tareas de supervisión y prevención y se accede a los conocimientos de seguridad del SOC (Centro de Operaciones de Seguridad) de un proveedor especializado.

Harald Jungbäck, Director de Producto para los Sistemas de Cableado para Centros de Datos de Rosenberger OSI.

 

ROSENBERGER OSI

AGENCIA: ABANICO COMUNICACIÓN