CRISTINA GRIJALBA, DIRECTORA GENERAL DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE LACROSSE

  • 15 de enero de 2022
CRISTINA GRIJALBA DIRECTORA GENERAL DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE LACROSSE

“Nuestros jugadores están discriminados por jugar un deporte que, para España, no existe”.

 

El Lacrosse es un deporte no reconocido por el Consejo Superior de Deportes, pero consta como una Asociación Cultural sin ánimo de lucro. La Directora General de la Asociación, Cristina Grijalba, nos ha acercado un poco más a la situación actual de este deporte en España, donde empezó a despuntar a partir de 2010.

Grijalba asegura que es muy difícil luchar por los derechos y bienestar de los deportistas cuando ni siquiera el Consejo Superior de Deportes reconoce el lacrosse. Este deporte, cuenta en España con más de 10 clubes y con aproximadamente, 300 jugadores. Sin embargo, no cuentan con ayudas nacionales y se ven obligados a financiar las competiciones desde su propio bolsillo.

El lacrosse se llamó primeramente baggataway. ¿Cuáles son sus orígenes y cómo pasó a llamarse lacrosse posteriormente?

Este deporte se remonta varios siglos atrás, cuando las tribus indígenas del norte de Estados Unidos y Sur de Canadá lo practicaban para entrenarse, por ocio, o religión. Los partidos entre tribus eran eventos donde saldaban sus diferencias a través del juego. Los misioneros franceses jesuitas fueron los primeros europeos en ver este deporte, alrededor de 1630. El palo que usaban les recordó al báculo que usaban entonces los sacerdotes con forma de cruz y le llamaron “la croix”.

 ¿Cuándo y cómo comienza a jugarse en España?

En los años 90, un puñado de aficionados, se reunían para hacer pases en Madrid. En 2003 fundaron el primer Club de Lacrosse en España: Madrid Lacrosse. Este club estaba formado en gran parte por extranjeros que venían a estudiar. Todos ellos aportaban conocimientos y pasión, reteniendo así a las pocas personas españolas que se adentraban en este deporte.

Y desde entonces, ¿cómo ha crecido el lacrosse en nuestro país?

Con el boom de los intercambios en el extranjero, cada vez más españoles/as conocían el lacrosse en sus países de destino, y al volver, empezaron a practicarlo y a conseguir adeptos. Comenzaron a surgir equipos en distintas ciudades. El lacrosse comenzó a despuntar en el país en 2010, pero no fue hasta 2013 cuando se instauró definitivamente la Liga Española de Lacrosse y sus diferentes competiciones. Actualmente contamos con más de 10 clubes con varios equipos y con cerca de 300 jugadores y jugadoras.

El Consejo Superior de Deportes no reconoce el lacrosse como un deporte en España. ¿Cómo dificulta eso al deporte?

De nada sirve estar reconocidos por el Comité Olímpico Internacional, las Federaciones Mundial y Europea y llevar desde 2006 participando internacionalmente en campeonatos si tu propio país no te reconoce como deporte. Nuestros/as atletas se esfuerzan tanto como deportistas de otras disciplinas, pero no pueden optar a los beneficios que tiene cualquier deportista de un deporte reconocido, como un seguro deportivo, acceso a concesiones por temporada, a instalaciones deportivas a un precio asequible y a fuentes de financiación locales. Nuestros jugadores están discriminados como deportistas por el simple hecho de practicar un deporte que, en España, no existe.

Pese a todo, habéis hecho lo posible por crecer. ¿Qué iniciativas habéis llevado a cabo o estáis llevando a cabo para dar a conocer el lacrosse?

Desde 2020 estamos poniendo en marcha iniciativas 360º para el fomento del lacrosse en España. Hemos elaborado un plan estratégico detallado para cada área de crecimiento: jugadores/as senior, juveniles, infantiles, árbitros/as, entrenadores/as, etc. y encontrado soluciones y ayudas para cada una de estas áreas. Contamos, además, con el apoyo de World Lacrosse (Federación Internacional) y European Lacrosse Federation que han apoyado varios de nuestros proyectos.

¿Y qué resultado están dando?

En estos últimos dos años, pese a la pandemia, hemos aumentado las cifras de juveniles e infantiles (10-17) de unos 20 a más de 110, lo cual demuestra el éxito del programa. También hemos certificado a los primeros 25 entrenadores/as de lacrosse nacionales y hemos facilitado 3 kits de iniciación a nuevos clubes en Zaragoza, Fuerteventura y Azuqueca de Henares.

De cara al futuro, ¿qué planes tiene la Asociación Española de Lacrosse para seguir consiguiendo adeptos?

La visibilidad del lacrosse en España y la formación de nuestros jugadores, árbitros y entrenadores a un bajo coste para ellos/as es uno de nuestros grandes objetivos. Tenemos planteado organizar y apoyar torneos internacionales celebrados en nuestro país. Buen ejemplo de ello será el U21 Spain Fest que, si la pandemia lo permite, tendrá lugar el 19-20 de marzo en Paterna, Valencia.

Ahora tanto la Absoluta Masculina como la Absoluta Femenina se prepara para competiciones de alto nivel. ¿Cómo es prepararse para un campeonato sin ayudas nacionales?

Nuestras selecciones absolutas llevan muchos años pagando entre 6.000€ y 12.000€ por jugador por los 2 años de preparación previa y para acudir a competiciones internacionales. Esto ha limitado mucho la participación, ya que no todas aquellas personas que tienen nivel para competir pueden permitírselo. La mayor parte de la preparación se hace desde casa o en los clubes. Después de mucho trabajo, hemos conseguido que la carga económica sea un poco más llevadera, aunque se siguen pagando cifras muy altas.

Además de ayudas nacionales, también carecéis de visibilidad en los medios. ¿Cómo podría mejorar la situación del lacrosse si se hablase de este tanto como de otros deportes?

La visibilidad es esencial. Gracias a los medios de comunicación se llega a más gente: su poder es innegable y con visibilidad en los medios, el lacrosse podría llegar mucho más lejos. Desde la Asociación Española de Lacrosse, animamos a aquellos que quieran probar el lacrosse a que contacten con nosotros y se informen en nuestra web y perfiles en redes sociales (@spainlacrosse).