CRÍTICA CINE: UNA CANCIÓN IRLANDESA

  • 20 de junio de 2021
CRÍTICA CINE: UNA CANCIÓN IRLANDESA

Anthony y Rosemary son dos amantes irlandeses cuyas familias tienen un conflicto por una servidumbre de paso que separa sus dos granjas. La película es una adaptación del musical “Outside Mullingar”.

 

“Una canción irlandesa” se rodó en Irlanda en 2019, en el maravilloso entorno de las montañas Nephin en el condado de Mayo. El reparto incluye a actores tan consagrados como Emily Blunt, Jamie Dornan o Christopher Walken, además de actores irlandeses como Dearbhla Molloy, Danielle Ryan y Barry McGovern. Por su parte, la población local actuó como extras.

Los que esperen ver en esta película un drama romántico estereotipado, seguramente saldrán decepcionados en sus expectativas. Rosemary se presenta como la heroína que tiene que rescatar a su amado Anthony de la “prisión” de sí mismo.

Aunque el desarrollo del guión engancha, porque mantiene la intriga hasta el final, el desenlace decepciona un poco.Ya qué, la el “oscuro” secreto que guarda el protagonista es poco verosímil.

Las tomas de los paisajes son preciosas. Sin embargo, la colorización de algunas escenas no está alineada con lo que está comunicando la historia.

La actuación de los personajes es bastante creíble, dado que tienen que reflejar unos sentimientos poco naturales. La actitud “regia” de Roosemary, es difícil de diferenciar de la hostilidad. Y es difícil situar a Anthony (Dornan) en ese registro (puede que por estar encasillado en su papel en Cincuenta Sombras de Grey. Sin embargo, la actuación de Christopher Walken es magistral.

Por otro lado, la introducción brusca de elementos cómicos para aliviar la tensión dramática de algunas situaciones produce un efecto artificial.

En conjunto es una obra bastante entretenida y se tratan temas muy interesantes como: la comparativa entre la sociedad americana cosmopolita y la irlandesa rural y una perspectiva más actual y activa de la mujer en las historias románticas.

 

Gloria del Pino