BAOBABS MAUSOLEUM COUNTRY OF WOODS AND CREEPY TALES

  • 25 de febrero de 2021
BAOBABS MAUSOLEUM COUNTRY OF WOODS AND CREEPY TALES

Análisis efectuado en la consola Playstation 4 del título desarrollado por el estudio español zerounogames.

 

Es difícil explicar para un recién llegado quien es Watracio Walpurgis, el hombre berenjena (agente del FBI) protagonista de una trilogía de capítulos que ahora podremos adquirir como juego completo.

Sin embargo, es fácil imaginar la cara de asombro si nos ponemos en la piel de un novato al encontramos con Watracio por primera vez, no en vano el concepto, las circunstancias, el desparpajo y la locura vista en situaciones o diseños son de todo menos “normales” siendo a la vez frescos y muchas, muchas veces sorprendentes.  Controlando a Watracio nos moveremos por algo parecido a una ciudad fantasma y sus alrededores, una ciudad que solo aparece cada 25 años en la que viven 64 habitantes a cada cual más extravagante.

Hace tiempo que se han podido ir adquiriendo los capítulos  de forma individual, pero aquí estamos ante la edición “completa” de las aventuras de Watracio,  con el pegadizo nombre de “Baobabs Mausoleum Country of Woods and Creepy Tales” una edición que saldrá en Steam, PS4 (PS5), Xbox One (Xbox SeriesX/S), dejando un pequeño gran lujo para Nintendo Switch, cuyos usuarios podrán comprar tanto la edición digital como una estupenda edición en formato físico, para disfrute de los coleccionistas.

LO RETRO SIENTA BIEN

Bajo una perspectiva generalmente cenital, (que varía en muchas situaciones) que puede recordarnos a la época de los 8 y 16 bits, nos encontramos una base de aventura gráfica 2D diseñada con aspecto totalmente retro. Es sobre todo una aventura por la gran cantidad de personajes a conocer, por los puzles, las conversaciones y el ritmo de juego, pero en realidad veremos una inesperada y alocada mezcla de géneros junto a puzles y situaciones más o menos clásicos.

Los puzles son el punto que más nos hará disfrutar y el que más tiempo nos tendrá entretenidos (son bastante numerosos) mientras intentamos resolverlos, ya que a pesar de que muchos de ellos son sencillos, otros nos harán pensar durante un tiempo, pero por regla general nos han parecido bien planteados.

Los minijuegos o partes que se salen de la norma aventurera (si es que hay alguna norma) no nos han parecido en general demasiado complicados. Estos pueden englobar todo tipo de situaciones y propuestas, peculiares carreras en 2D y 3D, partes Fps con aires del Wolfenstein primigenio o singulares mini-combates por turnos, por citar algunos sin querer destripar un buen montón de sorpresas. Tanto afán por sorprender al jugador lleva a que algunos de ellos sean algo más flojos o irrelevantes, pero como casi todo es breve en este juego raramente nos resultarán pesados, terminamos y seguimos con otra cosa.

Creemos que una fórmula tan irreverente como esta funciona porque nos va soltando cada perla en su justa medida. La propia duración de los actos que a su vez forman los capítulos no es muy elevada, condensando las experiencias en píldoras jugables bastante originales que logran sorprendernos en forma de minijuegos o experiencias alejadas del grueso de la historia, más aventurero. Por otro lado, podemos ver una estructura general común entre los episodios, como un entorno más lineal en el primero y tercero, y una más abierta en el segundo. Además de la inclusión de un ciclo noche/día con influencia en el desarrollo, se nos otorga más libertad y exploración, permitiendo por ejemplo agregar más objetos al inventario a diferencia del primer episodio, potenciando la sensación de aventura.

ESCENARIOS HOMENAJEADOS

Estos conceptos, unido a su genial ambientación, con toques de Twin Peaks y cierto aroma clásico de aventuras como Day of the Tentacle es por lo que creemos que como jugador puedes terminar enganchado al hombre berenjena, aunque inicialmente alguno pueda pensar que toda esta locura (o genialidad) no tiene ni pies ni cabeza.

La peculiar ambientación está realzada por la variedad que vemos a la hora de diseñar un apartado artístico variado, cuidado y original, con entornos, personajes y situaciones con personalidad propia que tienden a no repetirse, pero también por una banda sonora que le sienta como un guante, ofreciendo algunos temas bastante pegadizos.

 Por supuesto no nos podemos olvidar de algo que nos acompaña durante nuestro divertido viaje, y son unos diálogos trabajados, francamente ingeniosos y con mucho humor, elemento también imprescindible en toda aventura que se precie de serlo. Quizá en su conjunto lo más difícil de conseguir es ofrecer algo diferente y con personalidad, para lo cual se han ido añadiendo un buen número de aportaciones de cosecha propia que le dan ese toque de experiencia jugable original. Nuestra recomendación es que merece la pena probar un título que no calificaríamos de sobresaliente, pero sí de valiente.

José Raúl Sotomayor

Twitter: @JoseRaulSM