ANÁLISIS VIDEOJUEGOS: SKYLAND RUSH

  • 4 de mayo de 2021
ANÁLISIS VIDEOJUEGOS: SKYLAND RUSH

“Es un árcade de disparos sencillo en apariencia, pero sobrado de diversión y con cierta profundidad”.

 

En los últimos años solemos encontrar numerosos indies que merecen la pena, unos indies que, dado su carácter híbrido de portátil y sobremesa, han encontrado en Switch un ecosistema perfecto, como demuestran continuamente los datos de ventas, contando con el respaldo de muchos de los usuarios del sistema.

Ha sido tan grande el boom de juegos indie que cada vez resulta más difícil destacar entre tantas producciones de calidad. Skyland Rush es un árcade de disparos sencillo en apariencia, pero sobrado de diversión y con cierta profundidad, como demuestra su sistema de mejoras y medallas que nos permiten exprimir todo el jugo que lleva dentro.

Monetizando el vuelo

Casi resulta tan importante (o más) su recolección durante la partida que sobrevivir a los ataques enemigos o a los peligros del escenario, como veremos tras disfrutar de las primeras pantallas.

Inicialmente, partiremos con tres vidas y una capacidad limitada de daño en nuestros disparos, comenzando a recoger monedas, eliminar enemigos y tratar de evitar los peligros que también hay en los escenarios, como las zonas de pinchos donde la muerte nos acecha.

Poco a poco iremos haciendo más llevadero nuestro periplo por Skyland Rush. Al recolectar monedas y desde el menú principal, tenemos la opción de ir a la tienda de mejoras. Estas mejoras son artículos realmente útiles, como el imán de monedas (cuyo precio ya indica lo valioso que resulta contar con el) un aumento progresivo del daño de nuestras armas, duplicar la cantidad de monedas que vamos recogiendo, compra de banderas para no comenzar desde el principio en cada nivel o ampliar el número de corazones para aumentar los impactos que podemos aguantar hasta ser derribados.

Al empezar cada misión, también podremos adquirir ventajas temporales, como ampliar el número de corazones o potenciar el daño por citar alguna de ellas. Siguen siendo realmente útiles, pero habrá que sopesar si queremos gastar monedas para una amenaza concreta o ahorrarlas para las mejoras definitivas.

Este divertido indie de disparos cuenta con 5 intensos capítulos (con sus jefes finales incluidos) además de tres capítulos adicionales contra los titanes.  Para desbloquear cada capítulo tendremos que conseguir el número exigido de medallas, (huevos de criaturas en el caso de los Titanes) las cuales se nos otorgarán en cada nivel por lograr objetivos como el de recolectar un número determinado de monedas, activar 10 interruptores o lograr vencer al jefe final.

Sobre el papel pueden parecer demasiadas exigencias para una partida, atento a las monedas, a los huevos, a no morir, etc… pero la estructura de Skyland Rush está perfectamente pensada para rejugar cada zona más de una vez, ya que con las mejoras que vayamos comprando podremos ir cumpliendo poco a poco todos los objetivos.

Visualmente muestra un diseño colorido y vistoso, con una buena calidad de imagen y nitidez tanto en portátil como en TV, demostrando una vez más que las 2D están más vivas que nunca, especialmente en géneros como el que nos ocupa.

Las banderas, objetos para no tener que continuar desde el principio del nivel al morir, pueden comprarse con monedas, pero también pasado un buen rato (bastante largo) se irán reponiendo automáticamente. Como detalle final contaremos un simpático mini-bestiario de enemigos, guardianes y titanes, donde podremos ver una pequeña ilustración junto a una breve descripción, completando es un juego directo, divertido y además bastante económico.

 

Plataforma: Nintendo Switch

Desarrollador: Lazyland

Distribuidor: Zerounogames

 

José Raúl Sotomayor

Twitter: @JoseRaulSM