Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

DR. ALBERTO SÁNCHEZ BERNAL, EXPERTO EN SALUD CAPILAR

DR. ALBERTO SÁNCHEZ BERNAL, EXPERTO EN SALUD CAPILAR

 

AGENCIA: EOLO COMUNICACIÓN

 

Natural de Murcia, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en Madrid con Master Internacional en Transplante Capilar con Técnica FUE. Su experiencia laboral ha pasado por dedicarse al campo de las urgencias hospitalarias en los hospitales de Fuenlabrada y hospital Severo Ochoa, también en el campo de la extrahospitalaria con guardias de medicina rural y dispositivos de UVI móvil. Actualmente forma parte de Hospital Capilar con el deseo de ampliar conocimientos técnicos y avanzar en la medicina capilar, profundizando en las diferentes técnicas y avances sobre trasplante capilar dando, así, un resultado estético excelente a cada uno de sus pacientes.

 

¿Qué es la tiroides y qué relación tiene esta glándula con el cabello?

 

La tiroides es una glándula endocrina ubicada en la parte delantera del cuello, debajo de la nuez, que se encarga de la producción de una serie de hormonas que afectan a casi todos los órganos del cuerpo, interviniendo en varias funciones importantes del organismo, entre las que se encuentran el desarrollo celular que afecta al crecimiento natural de los folículos pilosos, además de otros aspectos como el de regular nuestro ciclo metabólico y la temperatura corporal, la velocidad a la que trabajan nuestras células, el ritmo cardíaco, la asimilación de los nutrientes, el desarrollo del cerebro o el estado de ánimo.

 

Por ello, sufrir una alteración en la tiroides contribuye a una posterior caída del cabello, ya que esta glándula se encarga de funciones como estimular los folículos pilosos, regular los ciclos capilares, equilibrar la actividad de las glándulas sebáceas y la producción de sebo y de favorecer la fuerza del cabello.

 

¿Qué es el hipotiroidismo y cómo afecta a la caída del cabello?

 

El ciclo natural de nuestros folículos pilosos dependerá, en gran medida, del buen funcionamiento de la tiroides y, por ello, tanto en los casos de hipotiroidismo como de hipertiroidismo, la pérdida de cabello se originará debido a la alteración, de un modo u otro, de esta hormona.

 

El hipotiroidismo, por su parte, es una enfermedad producida por la incapacidad total o parcial de segregación de hormonas tiroideas y afectará al desarrollo del cabello en la raíz, produciéndose una caída de pelo crónica y difusa en la que aumentará la fase telógena y se retrasará la fase anágena, observándose una pérdida en la calidad de la queratina, así como un pelo más seco y quebradizo. Además de este efecto en el cabello, esta baja segregación de hormonas tiroideas causará también un enlentecimiento del metabolismo que corresponderá a manos y pies fríos, sequedad en la piel, hinchazón y retención de líquido, dificultad para perder peso, alteración de niveles de colesterol o estreñimiento.

 

Por otro lado, ¿de qué manera incide el hipertiroidismo en el cabello?

 

Por otro lado, en el hipertiroidismo se produce una segregación excesiva de hormonas en la que también se originará una pérdida de cabello difusa provocada por la aceleración de los ciclos capilares, dándose una caída más activa en la que el pelo nacerá y se caerá más rápido de lo habitual; además de conllevar otros síntomas generales como palpitaciones, aumento de la frecuencia respiratoria, pérdida de peso, nerviosismo o una sudoración que, a nivel capilar, podrá generar la aparición de foliculitis.

 

De esta forma, sin suficientes hormonas tiroideas, muchas de las funciones del cuerpo se vuelven más lentas, mientras que, con un exceso de las mismas, las funciones se aceleran. Todas las células de nuestro cuerpo tienen receptores para las hormonas tiroideas, por lo que la alteración de esta segregación de hormonas repercutirá en el resto del organismo.

 

¿Qué síntomas se observan en el cuero cabelludo cuando tenemos hipotiroidismo o hipertiroidismo?

 

El hipotiroidismo genera un pelo áspero, frágil, fino y con menos cuerpo, ya que, en estos casos, se favorece una baja replicación celular, que desembocará en un efluvio crónico debido a que la etapa de desarrollo del cabello será más corta, mientras que la de caída, se prolongará más. Sin embargo, el hipertiroidismo conlleva un cabello más sudoroso y una caída activa, con un efluvio más agudo que en el caso anterior.

 

Este problema, ¿afecta solo al pelo, o también a otras partes como las cejas o el vello corporal? ¿Es reversible?

 

En función de la gravedad del hipotiroidismo, la caída del cabello puede llegar a manifestarse en otras localizaciones del cuerpo, con una pérdida que se evidenciará en la parte exterior de las cejas y en el vello corporal. No obstante, a diferencia del hipotiroidismo, en el hipertiroidismo la caída del pelo sí se limita a la cabeza, sin llegar a afectar al resto del cuerpo.

 

Esta pérdida de cabello que se da tanto en el hipotiroidismo como en el hipertiroidismo suele ser reversible si se trata el problema de base a tiempo, por lo que será fundamental consultar con un especialista que realice un diagnóstico capilar y prescriba las pruebas adecuadas para determinar la raíz del problema.

 

¿Qué grupo de población sufre, en mayor medida, esta enfermedad?

 

Este desajuste lo sufre alrededor del 10% de la población española, aunque afecta fundamentalmente al sexo femenino, percibiéndose muchos casos de hipertiroidismo en periodos hormonales concretos como el embarazo o el postparto, debido al aumento en los niveles de estrógenos. Por su parte, los casos de hipotiroidismo son más habituales en otras etapas como la menopausia, ya que, a partir de los 40-50 años las mujeres tienden a desarrollar con más frecuencia hipotiroidismo de causa autoinmune. Esta enfermedad también es más común entre las personas mayores de 60 años.

 

¿Cómo frenar la caída del cabello por la tiroides?

 

En primer lugar, se debe diagnosticar qué tipo de problema hay, ya que existe una cadena hasta la creación final de la hormona y el problema puede repercutir en diferentes pasos y por diferentes razones, ya sean inmunológicas u hormonales. La caída de pelo podrá corregirse una vez que la función de la tiroides vuelve a la normalidad, aunque, para ello, se necesitará un tratamiento acorde a cada caso. Por ejemplo, la mayor parte de los casos de hipotiroidismo son por un problema inmunológico llamado enfermedad de Hashimoto, siendo esencial, por tanto, reconocer el por qué se produce esta afección, valorando también intolerancias digestivas y administrando, por otro lado, tratamientos capilares para aumentar la densidad capilar.

 

¿Qué tipo de alimentación deben seguir aquellos pacientes que padecen estos problemas con el fin de lograr una buena salud capilar?

 

A la hora de abordar esta enfermedad, se aconseja mantener una dieta equilibrada, ya que el descontrol hormonal que se da en este trastorno puede disminuir la capacidad para absorber correctamente los nutrientes. Por ello, se recomienda tomar vitaminas A, B y C y hacer hincapié en alimentos que contengan yodo, magnesio, selenio o zinc o hierro, ya que los problemas de tiroides pueden provocar un nivel bajo de ferritina, con un 50% de personas que padecen hipotiroidismo que presentan una deficiencia de hierro.  Asimismo, cabe recalcar que este problema tiene una relación esencial con la flora habitual de nuestro sistema digestivo, por lo que se deberá prescindir, en muchos casos, de alimentos que produzcan intolerancias como el gluten, la soja o la lactosa.